CRUISING INESPERADO

Cruising inesperado en las duchas de la gasolinera.

Un lector de 25 años nos envía este relato gay de algo que le sucedió sin pretenderlo.

Soy Toni de Toledo. Os envío un relato morboso de algo que me sucedió el verano  pasado y que aún hace que me ponga cachondo cada vez que lo recuerdo.

A mitad de Agosto de 2014 estaba ya por fin de vacaciones. En verano Toledo está muy aburrido y hace un calor horrible así que decidí irme unos dias a Lisboa.

Como no encontré a nadie que quisiera venirse conmigo decidí coger el coche y largarme unos días en plan aventura. El no haber encontrado a nadie con quien irme de viaje no iba a hacer que me quedara en casa sin nada que hacer.

Así que al día siguiente de decidirlo, a mediodía metí las maletas en el coche y cogí la autovía rumbo a Portugal.

Cuando llevaba ya casi cuatro horas conduciendo sin haber bebido nada empecé a sentirme un poco mareado, así que como ya estaba a pocos kilómetros de Badajoz capital hice una parada en un área de servicio a comprar agua y algo para picar y de paso descansar un poco.

Había dejado el coche en la zona de camiones porque el área de coches estaba totalmente llena. Yo estaba afuera, bebiendo agua apoyado en mi coche, soportando casi los 40º que había.

En ese momento de uno de los trailers que tenía enfrente bajó un tío de unos 35 años así de piel morena, pelo negro, muy buen cuerpo, piernas gruesas bien formadas, sin camiseta y con unos pantalones cortos de correr. La matrícula del camión era portuguesa.

El tío me clavó la mirada desde lejos y yo no quise apartar la vista. Inmediatamente se fue a la otra parte del camión a coger unas cosas. Mientras, me encendí un cigarro. Sus piernas asomaban entre la puerta del camión y el suelo pero no podía verle la cara.

La verdad es que mi mente calenturienta se puso a cien y empezó a imaginar mil cosas hasta que pensé: ”

Deja de fantasear. Nunca ocurre nada en este tipo de situaciones”.

El camionero cerró el camión y se dirigió hacia el interior de la tienda de la gasolinera con una bolsa de plástico con cosas dentro pero esta vez casi sin mirarme. Me acabé el cigarro y me metí dentro del coche a descansar un poco.

A los pocos minutos salió de la tienda y pasó justo por delante de mi coche, esta vez clavando la mirada en mí con cara de vicio y rozándose el paquete, lo que hizo que mi polla se pusiera totalmente dura. Se metió por una puerta del edificio de la gasolinera que ponía Duchas.

Para ser sincero era la primera vez que veía una gasolinera que tuviera duchas y tampoco sabía que existieran.

En ese momento me bajé del coche y durante unos segundos estuve pensando si meterme en ese sitio o largarme. Estaba nervioso. Lentamente me acerqué a la puerta y vi que entre ésta y el marco había una servilleta plegada para evitar que la puerta se cerrara.

Muy despacio abrí la puerta y miré por la rendija con disimulo. Dentro había una zona con varias duchas y lavabos. No había nadie más, solo él. El tío estaba de espaldas a mi quitándose los pantalones cortos. Le clavé la mirada en ese culazo moreno y redondo con vello.

Empecé a notar que mi polla empezaba a lubricar y tan dura la tenía que se notaba a través de mis pantalones cortos sin poder disimularlo. El camionero se metió en la ducha y se dio la vuelta dándose cuenta de que yo estaba allí mirando por la rendija de la puerta.

El tenía la polla semidura y empezó a tocársela y manoseársela bien, haciendome un gesto con la otra mano para que entrara. Decidí no pensarmelo y abrí la puerta, entré y la cerré para que nadie pudiera entrar, pues tenía cerradura y para que alguien quisiera entrar imagino tendría que pedir la llave en la tienda.

   Me quité la camiseta, los pantalones y calzoncillos quedándome totalmente desnudo y me metí debajo de su ducha. Empezó a acariciarme el pecho lentamente y a besarme en la boca con fuerza hasta hacerme poner de rodillas frente a él.

   En ese momento se cogió la polla, me la metió en la boca empujándome la cabeza desde la nuca para que me la metiera bien adentro. Empecé a chupársela con fuerza. Era una polla de longitud normal pero muy gorda y era tal el morbazo que me daba estar allí bajo el agua con un tiazo así que lo único que yo quería era metermela hasta la garganta y mamar sin parar.

Había momentos que el camionero la sacaba, me daba pollazos en la boca y me la volvía a meter hasta lo más profundo. A los minutos el tío me hizo levantarme y me puso contra la pared frente a él. Empezó a chuparme los pezones suavemente y su lengua recorría todo el espacio entre estos y mis axilas, deteniéndose en esa zona durante un rato mientras yo gemía de placer.

Después de estar un rato lamiéndome se puso de pie sacando un condón de la bolsa de plástico. Me empujó desde la nunca poniéndome contra la pared dispuesto a follarme. Yo estaba tan cachondo y tan dilatado que no hizo falta echarme lubricante.

Lentamente empezó a metermela hasta que entró toda entera y ahí es cuando empezó a follarme a saco, sin piedad, mientras yo tenía sus manos sobre su culo redondo y duro empujándolo hacia mí para que me follara más fuerte aún.

Después de unos minutos de estar follándome bien, noté que el tío se iba a correr pues sus gemidos eran más fuertes y continuos así que me la cogí y empecé a pajerarme mientras su polla cada vez entraba más y más adentro, hasta que los dos al mismo tiempo nos corrimos de placer.

Toda mi corrida quedó pegada sobre los azulejos de la pared.

Eres muy guapo ” me dijo en un portugués que me costaba entender.

Gracias ”  le dije,  “tú estás muy bueno y me lo he pasado muy bien ”.  Seguimos intercambiando unas palabras mientras nos duchamos juntos para quedarnos limpios y me vestí rapidamente abandonando el lugar, no sin antes darle un morreo en los labios.

Todo un placer ”  le dije.

El resto del viaje hasta Lisboa lo hice muy relajado y sin poder parar de pensar en lo que me había ocurrido.

Ahora que han pasado meses desde aquello hay veces que recuerdo la situación en mi mente y aún se me pone dura al recordarlo, pues folladas me han pegado muchas pero el contexto en el cual ocurrió  aquella, la hace diferente al resto.

Foto por:  Matt

Si te ha dado morbo el relato, compártelo con los demás.

2 Comentarios
  1. Pepe83
  2. Activazo maduro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *