APLICACIONES GAY O CÓMO SOBREVIVIR EN LA JUNGLA.

Si eres usuario de aplicaciones gay como Grindr, Wapo o Scruff por citar algunas, te habrás dado cuenta de que cada día es más dificil encontrar gente que merezca la pena, sea para conocer o tener buen sexo.

Si eres principiante y no sabes de qué estamos hablando, échale un vistazo a la web de los chicos de Grindr sorpresa y lo entenderás enseguida.

Es por eso que muchos de los que buscan un polvo prefieren irse directamente a lugares de cruising y ver a la persona en vivo y así evitar el efecto “mareo”.

Sólo hay que leer las descripciones de los perfiles para ver que la gran mayoría se siente harta y quemada de tratar con las malas actitudes de los demás, por eso tal vez nunca te hayas planteado la siguiente pregunta:

Si en las aplicaciones gay todos acusan a los demás de estar actuando de una manera que no es la que debería ser, ¿no será que consciente o insconscientemente cada uno de nosotros está contribuyendo a que así sea?

Lo que no es posible es que todo el mundo se esté quejando de los comportamientos ajenos y que al mismo tiempo ninguno de nosotros sea quien esté propiciando el encontrarse con un perfil con fotos falsas, edades que no se corresponden con la realidad o una ausencia de respuesta ante un mensaje enviado.

Siempre la responsabilidad es de los demás…

Esa sensación de falta de “humanidad” se debe principalmente a la desconfianza causada por las constantes mentiras en los perfiles, el anonimato como escudo y la falta de cortesía en el trato con los demás.

Puesto que no podemos controlar el comportamiento de las personas que hay detrás de cada perfil sí que podemos empezar a comportarnos como nos gustaría que lo hiciesen los demás con nosotros.

Alguien tiene que empezar a poner orden y ese alguien empieza por tí mismo. Si eres de los que les gustaría empezar a cambiar las cosas aquí tenemos algunos consejos.
 

Comportarse de la misma mala manera en la que otros nos han tratado en el pasado no hace más que perpetuar la desconfianza entre todos nosotros.


 
Aunque tratar bien a las demás personas no es garantía de recibir siempre el mismo trato sí que es el primer paso para recoger lo que vamos sembrando y al igual que un día la “hartura” se instaló como un virus dentro de la mayoría de las aplicaciones gay, si cada día más y más gente es congruente consigo mismo y sobretodo con el otro, la tan famosa “normalidad” puede que venga de vuelta si es que algún día llegó a existir.

 

Errores que cometemos, algunas veces sin pretenderlo y otras por nuestra falta de empatía:

Iniciar una conversación que no vas a poder o querer terminar.

Si estás conduciendo, planchando, tomando algo con un grupo de gente o no te interesa la persona mejor decirle me pillas en mal momento, hablamos luego o no estoy interesado en vez de dejar al otro con la palabra en la boca.

Act o pas? qué buscas? cuanto te mide?.

No hay manera más maleducada que empezar así y más aún sin un saludo. Imagínate que un día en la calle un amigo te presenta a otro suyo que no conoces, le das la mano y le sueltas así de primeras: ¿follamos?. No tendría ningún sentido.

Detrás de cada perfil al igual que en la vida, hay una persona real.

La búsqueda de la inmediatez.

Suponer que porque nos pique el rabo (o el culo), lo cual es muy lícito, los demás van a estar ahí a nuestra entera disposición para satisfacer nuestros calores internos y a ser posible en menos de una hora. Conocer gente a veces requiere tiempo.

No tener claro qué es lo que estás buscando

o peor aún, decir que buscas una cosa cuando en realidad quieres otra. Todos buscamos sexo, amor o amistad en diferentes momentos de la vida.

Si lo que te apetece es ser empotrado contra una pared, ¡pues dilo alto y claro!. Siempre habrá un activo cañero dispuesto a pasar un rato de lujuria y desenfreno.

No querer soltar las malas experiencias del pasado.

Si, a todos nos han tratado fatal más de una vez dentro de una app gay pero si mantienes tu cabreo de forma permanente, el otro lo va a captar enseguida aunque no te vea y esa sensación de hastío se va seguir propagando de una persona a otra como una enfermedad .

Desde la rabia no se puede construir nada, ni siquiera un polvo de esos que te haga recordarlo toda la vida. Soltar amarras te hará sentirte mejor contigo mismo y con los demás.

No contestar a quien te escribe y no te interesa.

Por simple educación y para relajar la tensión que existe entre todos, devolver el mensaje con un No estoy interesado, gracias. Un saludo, es imperativo.

Te sorprenderías de la cantidad de hombres que te contestarán de vuelta dándote las gracias por haber contestado sin seguir luego la conversación. Así evitamos el comportarnos como robots y la deshumanización.

La frase “no contestar también es una respuesta” es la típica excusa de aquellos que no están dispuestos a cambiar nada.

Si, si.. todo esto es demasiado obvio estarás pensando, pero si tan obvio y sencillo es ¿ por qué la mayoría de los usuarios son incapaces de aplicar estas simples reglas?

Insistir hasta la saciedad.

Mandar mensajes insistentemente a alguien que no te contesta por falta de interés solo hace irritar a la otra persona y aumentar más aún tu frustración.

Fotos que hacen aumentar la desconfianza.

Una cosa es hacerse 20 fotos y elegir la mejor para enseñar y otra cosa es aplicarle 6 capas de Photoshop para que el resultado final sea una imagen que no se corresponde en absoluto con la realidad y ya no digamos el poner una foto falsa.

Si el objetivo final es quedar con un hombre, ¿qué crees que va a pasar cuando vea que la realidad es mucho peor que la ficción?

hombre mascara

Descripciones que tiran para atrás.

Si te fijas la mayoría describe qué es lo que NO quiere en vez de lo que desea y además lo hace mostrando rabia, rencor y asqueo.

Con frases tipo si vas marear te bloqueo o manda foto de cara antes de un hola, lo único que vas a recibir de vuelta es aquello que justamente NO quieres.

Descríbete en positivo.

Edades y Roles ficticios.

¿No es mejor poner tus años reales y que los demás piensen qué bien te conservas a tu edad que estar eternamente en los 39? La piel no miente… y el desarrollo de un polvo tampoco, por eso si eres pasivo 100% no eres versátil, te gusta que te follen y eso es genial.

Hay cierta vergüenza en admitir el rol de pasivo, pero para que hayan activos no deben faltar los pasivos.

La obsesión por la discreción.

Una cosa es ser discreto y otra muy diferente que la discreción se disfrace de obsesión para no ser visto por nadie y ser juzgado por los demás, sobretodo si estás casado o vives en una ciudad pequeña.

Nadie en su sano juicio quedaría con alguien que es incapaz de enseñar su cara al otro almenos por mensaje privado antes de quedar. ¿Tú quedarías con un trozo de cuerpo?.

La pluma vs la masculinidad.

Cada uno es lo que es y todos tienen derecho a estar con aquella persona que se ajuste mejor a sus cánones.

Hacerse pasar por un macho ibérico cuando en el fondo te encanta contonearte como Beyoncé es mentir a la otra persona.

Si tienes pluma, muéstrala, sé tal cual eres, sin adornos, siempre habrá gente que le guste ese toque afeminado.

Hacerse una paja mental.

Suponer que porque alguien te aparezca a 60 metros del sofá de tu casa ya vas a quedar o que tu mente imagine con todo lujo de detalles cómo es esa persona que no conoces en absoluto, sólo va a dar como resultado que el otro no se ajuste a todas esas características de la película que te has montado, lo cual es un billete sin vuelta al país de la decepción.

Pedir cosas que uno es incapaz de ofrecer.

Por ejemplo pedirle una foto de cara al otro cuando tú no estás dispuesto a enviarle una o solicitar fotos privadas sin haber ni siquiera saludado. Eso es estar en desigualdad de condiciones.

Qué tipo de perfiles te interesa mantener alejados de tí sea lo que sea que busques.

Para ello vas a tener que contar con el filtro más potente y preciso que existe y que todavía no se ha inventado en ninguna de las aplicaciones gay que hay en el mercado: !Tu intuición!

Además cuando abras el perfil de un usuario hazte las siguientes preguntas y si algo te huele mal bloquea todos aquellos perfiles que no se ajusten a lo que tú buscas y que por tanto no van a ofrecerte más que dolores de cabeza para que así sólo te aparezcan los que de verdad te podrían aportar algo.

  • ¿ Se corresponde la foto con la edad que dice tener?
  • ¿Se corresponde su físico con la relación altura-peso que pone en el perfil?
  • Si empezáis una conversación, ¿tiene sentido la misma o está llena de incongruencias?
  • ¿Su rol guarda relación con las fotos sexuales que me ha enviado?
  • ¿Se describe como si estuviera cabreado con el mundo?
  • Si después de un rato hablando muestra interés en quedar y se lo acabas proponiendo ¿ te pone excusas para no hacerlo?
  • ¿Está obsesionado con esconderse en vez de mostrarse?
  • ¿Le has escrito varias veces y no te ha contestado?
  • ¿Te dice que busca amistad pero te pide enseguida que le mandes fotos desnudo?

Y por último, la pregunta más importante que debes hacerte a tí mismo cuando trates con los demás:

Dentro de mis posibilidades ¿ QUÉ PODRÍA HACER YO para mejorar la forma de relacionarme con los demás usuarios?

Si después de leer todo esto almenos te has replanteado algo, ¡ ya estás en el camino de las baldosas amarillas !.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *